Daniel Arencibia: “Desde algunas instancias se pretende deshumanizar a los inmigrantes para privarlos de derechos”

Migrantes en Las Palmas de Gran Canaria | TVE

Migrantes en Las Palmas de Gran Canaria | TVE

El abogado del secretariado de migraciones de la Diócesis de Canarias es muy crítico con el papel de la fiscalía, a la que acusa de estar preocupada exclusivamente por las expulsiones.

El abogado del secretariado de migraciones de la Diócesis de Canarias, Daniel Arencibia, afirma que desde algunas instituciones se pretende deshumanizar a los inmigrantes que llegan a Canarias para privarlos de sus derechos. Señala que la situación es “cada vez más grave”, pues si bien se puede entender que la administración se haya visto superada en un primer momento, no tiene sentido no reconocer ahora aquello que va mal.

“Quien no quiere ver, no ve”

Denuncia el “empecinamiento” del Ministerio de Interior, de la fiscalía y de la jefatura superior de Policía de Canarias en impedir el acceso de las ONG a los centros de acogida de inmigrantes. Se trata, dice, de una opacidad “para que no quede constancia” y que contribuye a perpetuar la situación y a crear “un estado de impunidad”. Recuerda que este proceso se inició en el mes de noviembre y que no ha parado desde entonces, aun cuando el propio defensor del pueblo ha constatado “que se están vulnerando derechos e incluso cometiendo delitos”, como retener a inmigrantes más de 72 horas sin ponerlo a disposición judicial.

Considera que la fiscalía ha renunciado al ejercicio de su responsabilidad, pues, por un lado afirma que las condiciones de acogida no son óptimas, pero de eso deduce que que no se están vulnerando derechos: “Quien no quiere ver, no ve”, indica Arencibia, que contrapone esta actitud con la del juez de control del CIE de Barranco Seco, Arcadio Díaz Tejera. 

Considera que hay un serio problema de “contrapesos”, pues la fiscalía tiene la obligación de tutelar a las personas que sufren la vulneración de derechos, pero si no se hace, se les deshumaniza y se transmite el mensaje de que no tienen derechos. Denuncia que la fiscalía limita su función a impedir que entren personas ilegalmente y solo se interesa por los menores para saber si se les puede expulsar o no, “y no en si son niños a los que hay que proteger”.

Incidentes entre inmigrantes

Sobre los incidentes entre inmigrantes, como el supuestamente ocurrido este martes en el centro de Las Raíces en Tenerife, Arencibia lo achaca a la falta de mediadores culturales, como existen en los centros de acogida de Ceuta y Melilla. Señala que en Canarias se encarga esa función a una empresa de seguridad. 

Recuerda, a este respecto, que cuando los inmigrantes estuvieron “tirados” en el muelle de Arguineguín comiendo bocadillos no causaron ningún problema, “pero cuando no están las cámaras y entran personas que no están cualificadas, con la ansiedad de los inmigrantes es posible que se generen una serie de conflictos”.

Expulsiones

Arencibia entiende que España tiene que cumplir la normativa comunitaria de expulsión de los inmigrantes, pero recuerda que los aeropuertos africanos están cerrados y no acogen las devoluciones: “Decir que la solución es las devoluciones en caliente es como pedir que desaparezca el virus. No depende de nosotros, es una solución infantil”.