ASACA celebra que el Hospital Insular adopte medidas anti-covid más estrictas, aunque con retraso

Ambulancia en Urgencias del Hospital Insular, en Gran Canaria | Foto: ARCHIVo

Ambulancia en Urgencias del Hospital Insular, en Gran Canaria | Foto: ARCHIVo

Su portavoz, Joaquín Jiménez, expone las dificultades del personal del centro para cumplir con las normas de distanciamiento social.

La Asociación Sindical Autónoma de Canarias (ASACA) celebra que la gerencia del Hospital Insular, en Las Palmas de Gran Canaria, haya puesto en marcha las medidas anti-covid que el propio sindicato propuso semanas atrás. 

Hasta ahora, señala el portavoz de la organización, Joaquín Jiménez, se han registrado cinco brotes de la covid-19, una situación que se encuentra en remisión. Los incidentes han afectado al personal sanitario y a pacientes, desconociéndose por el momento el origen. 

Medidas que llegaron tarde

Jiménez señala que algunas de las medidas que se implementaron inicialmente no eran muy efectivas, debido a que separar el hospital en zonas covid y no-covid es muy difícil de implementar cuando la pandemia se ha extendido a amplios estratos de la comunidad. Desde el primer momento el sindicato insistió en la necesidad de que se hiciera una prueba de la enfermedad a cada paciente que fuera a ingresar con independencia de la patología que padeciera: “Esa medida llegó tarde”. 

Control de las visitas

Además, considera necesario que se establezca un mayor control sobre las visitas de los familiares de los pacientes y que se trabaje en la forma en que el personal sanitario convive en el hospital, ya que “los espacios son mínimos. Lo del metro y medio de distancia no se puede cumplir. En los office estamos pegados unos a otros”.