El PP alerta de que más de 100 sanitarios han sido contagiados en Gran Canaria

Miguel Ángel Ponce | Foto: ARCHIVO

Miguel Ángel Ponce | Foto: ARCHIVO

Miguel Ángel Ponce, portavoz popular de Sanidad en el Parlamento canario, apunta que los cribados en los barrios tienen una baja sensibilidad y especificidad para detectar correctamente el covid-19.

El portavoz Miguel Ángel Ponce, portavoz popular de Sanidad en el Parlamento canario, considera «muy preocupante» que hasta cien sanitarios en la isla de Gran Canaria hayan sido contagiados por la covid-19. A su juicio, se debe dar respuesta a las demandas de los profesionales, que exigen que se les hagan los test de PCT con mayor periodicidad.

Brotes del virus en hospitales

A esto se suma, apunta Ponce, brotes del virus en ámbitos como los hospitales Doctor Negrín e Insular, donde en este último se ha registrado un importante número de contagios en la planta de paliativos: «Es un asunto muy serio y muy preocupante». 

Cribados y aislamiento

Sobre los cribados que se están llevando a cabo en distintos barrios de Las Palmas de Gran Canaria, Ponce aplaude esta decisión pero recuerda que se trata de test rápidos y no de PCR, por lo que la sensibilidad y especificidad es mucho menor, por debajo del 40%. Por este motivo, no se detectan anticuerpos en los primeros días del contagio: «Siempre es mejor hacer eso que no hacer nada».

Asimismo, considera que se está tardando mucho tiempo en poner en marcha los aislamientos, cuando más de 5000 infectados están en sus domicilio, compartiendo espacio con personas vulnerables: «Deberíamos ponerla en marcha cuanto antes».

Infartos de miocardio

También llama la atención sobre el incremento de la mortalidad por infartos de miocardio debido a retrasos diagnósticos. Señala que la atención está más limitada, pero eso no significa que la ciudadanía deje de ir a los servicios de urgencias en caso de un dolor torácico: «Es un dato muy grave a reflexionar».

Exceso de confianza

A su juicio, lo que ha fallado en la gestión del control del covid-19 es el «exceso de confianza», el «deseo de dar noticias positivas», una estrategia que «no ayuda» para combatir la enfermedad.